Posted on

Final

Hace una semana, cuando Mercedes Milá anunció el “Dale la Vuelta”, pensé que la producción estaba tratando de intervenir para evitar algunas distorsiones que estaban perturbando los votos de la audiencia. En ese momento se estaban produciendo la polarización de los votos, lo que podría penalizar injustamente a algunos concursantes y recompensar a los concursantes que no merecían. También hubo un riesgo de perder audiencia a causa de estas distorsiones.

La alarma sonó cuando se produjo la expulsión de Marta antes de Cristian, que definitivamente no tenía ningún estatus moral de permanecer en la casa. Por otra parte, fue porque los fans de Noemi y Ari la eligió fría y cruelmente para salir del programa con el fin de salvar a ambas. Era injusto en todos los aspectos.

Ante esta situación, las perspectivas se delinearon oscuras y se esperaba un cambio causado por el fanatismo de los fans, dando lugar a injusticias atroces en la final. La producción no se esperaba es que las injusticias fueron neutralizadas por la misma audiencia del programa, por lo que Cristian, Noemi y Ari fueron expulsados a continuación. La inercia natural en este tipo de programas hecho que, aún así, el “Dale la Vuelta” se puso en práctica. No hace falta, por supuesto.

También existía la posibilidad de una acción vengativa por dichas enpedernidas facciones de que ejerza en el final a las injusticias ya iniciadas por ellos en contra de los concursantes finalistas, a pesar de estar ya fuera de la competición a sus favoritos. Bajo el punto de vista puramente práctico estos fanáticos no son deseables, pero después de todo son parte de la audiencia también, por supuesto. Se hablaba incluso de los enemigos del programa en ese momento.

El problema era en ese entonces para corregir las injusticias sin cometer nuevas injusticias. La única manera de hacerlo era para asegurarse de que los seis restantes concursantes tienen las mismas oportunidades, lo que no ocurrió. Dani y Aless se catapultó a la final a expensas de otros, incluyendo a Pepe y Sindia. Llamemos a esto los efectos secundarios, que son inevitables en la guerra, pero innecesario en un programa de televisión.

Puede ser que Aless y Dani son realmente dos de los tres finalistas favoritos (lo que no creo) para el público, propuesto inicialmente por la producción, pero esto no fue demostrado. La única manera de asegurar esto sería una competición en igualdad de condiciones. Sería más simple hacer una elección en cada una de las galas que se han producido donde se seleccionaron los tres finalistas, pero, con la participación de, sin excepción, todos los concursantes que quedan en la casa principal.

Esto tendría la desventaja de proporcionar una gala final con las cartas marcadas y el consecuente vaciamiento de la audiencia. Por lo tanto, la idea del “ganador+1” fue utilizada, pero el resultado fue la formación de equipos ilógicas, como ha señalado acertadamente Marta, diciendo que la doble lógica sólo estaba formada por Dani y Ari. Se podría decir que Marta es muy joven pero tiene un pensamiento claro y brillante, y que sólo aquellos que no se dan cuenta de eso son obtusos, y “es la concursante más noble”, lo dijo Pepe.

Para mí, no debería ser no sólo un cuarto, pero un quinto finalista también, porque entonces todo sería más justo, y, sólo el menos preferido por el público sería eliminado en la gala que viene, aunque esto podría permanecer en la casa pensando que sigue siendo un finalista, y/o, quizás, en la condición de acompañante+1 del quinto o la quinta finalista, con el derecho al premio de 20.000 euros en el supuesto de que su finalista sea el campeón o campeona.

Este fue el final imaginado por mí cuando escucho el anuncio del “Dale la Vuelta”. La forma en que el equipo de producción debe hacer sin cometer más injusticias, es una cuestión de detalles. El cuarto finalista podría tener el sexto lugar obligatorio como su supuesto “ganador+1”, quedando el quinto lugar sin un compañero, pero si, como uno de los finalistas también. Sería algo un poco injusto, pero no es algo muy claramente injusto, dada la forma en que los equipos se formaron. Nada requiere que el número de finalistas tiene que ser un número fijo de 3, 4, 5 o más concursantes. Para ser justos, cuando hay más concursantes finalistas, es mejor (y más aún en este caso), y sin que el público sabe, usted puede convertir a los “ganadores +1”, también a finalistas de hecho, y con pleno derecho al premio.

En el caso anterior, el premio de segundo lugar sería el 20.000 inicialmente asignada al “ganadoe+1”. Me parece injusto que el segundo lugar no recibe nada, mientras que un repescado por los finalistas toma este dinero como un consuelo. Las medallas y podios es solo gratificante para el ganador y los demás son figurantes colocados enmarcando un panteón, en el caso de también no obtener algo más tangible, como el ganador.

Advertisements

About Frank Killer

Astronomy, Physics, Quantum Theory, Terraforming, People, Computers, Computer Simulation, Reality Shows http://votalhada.blogspot.com.br/ @frankkiller04

Leave a Comment

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s