El humor negro


Para mí quedó claro que esto no es un RS, en la expresión. Más es, precisamente, lavamiento de ropa sucia, con un toque de juego, puesto que es por valor de 20.000 euros. Lo que es más grave es utilizar la idea del confinamiento para simular un RS, a lo que premia el buen carácter.

En esta simulación de RS eso no va a suceder porque entre los que se quedaron, son pocos los que tienen las credenciales, por su carácter, para ganar, y sin duda serán expulsados antes de la final, a menos que el final sea la gala que viene.

Es un juego a la inversa, en cambio, donde los favoritos del público serán los grandes perdedores. A la estación no parece que les gusta tener la audiencia. Vamos a ver lo que van a hacer para borrar esta impresión. Sólo por eso voy a seguir mirando para ver cómo van a torcer las cosas para salir de este lío. Voy a estar riendo, porque ahora es un programa, en realidad, de mero entretenimiento. De hecho, es un entretenimiento fino para los pocos fans, como yo, por ejemplo.

También es un juego sin la participación de la audiencia (a menos que nos brinden con otra “Dale la Vuelta” en la “Re-Vuelta”, Arggghhhh), que ganará el más canalla, o el más escondido, o para ir más desapercibido, o bien falso. Gracias a Dios, que Pepe, Noemí y Marta están fuera de juego. Afortunadamente para Juan, no se corre el riesgo de ser ridiculizado. Dios lo ayudó en esto!

Zulema y el Aris, en cambio, no tuvo suerte, por elección o no, porque los dos tenían una gran oportunidad para tener en sus manos el dinero, a juzgar por cómo van las cosas de ahora en adelante.

Si los que se quedan en la casa no son juzgados por la audiencia en la última gala se ve el cierre de una verdadera farsa. Yo no diría que es un programa de comedia, porque es demasiado horrible. Es humor negro puro con el fin de ridiculizar RSs en serio!